30 ago. 2011

Amanece





Canción: Way to Fall
Grupo: Starsailor

AMANECE.
Manuel Jesrrel Martínez Rivera

A veces siento el corazón crujir con tristes emociones.
Es verdad, sé que fue mi destino el que me maldijo.
Y hoy, son las frías manos del tiempo que se posan sobre mí, 
aquellas que forjan mi sentir.
No sabía que un corazón desprotegido 
no debía emprender esta jornada triste.
No sabía que no se podía vivir, sin morir un poco en el proceso.
Ahora, son sus cicatrices las que me consumen.

Escondo las heridas que hablan de mi debilidad
Ocultando el camino al dolor dentro de mí
Los campos de flores se han quemado en mis sueños
Y solo el miedo cala en mi alma.
¡Amanece y de nuevo el mañana me promete ser libre!
Pero debes creerlo para poder verlo…

¡Oye bien mi consejo!, siembra y abraza una meta
Cree solo lo que busque traer el bien
Y mantén la esperanza en la promesa del mañana.
Incluso a través de toda la tristeza
Un nuevo amanecer te aguarda si deseas alcanzarlo.

Escapa de esta realidad
Escapa de la brutalidad sin sentido
¡Acompáñame¡
Por una brillante promesa de cambio, 
hambrientos de ver el fin de la tristeza.
Y juntos prometer hacer un nuevo mañana
Con ojos mirando al frente, luchando por ser felices.
Juntos… rumbo a un mejor mañana.

4 ago. 2011

Una vieja canción





Melodia: Claro de luna
Autor: Claude Debussy


Una vieja canción.
Por Manuel Jesrrel Martinez Rivera.

Puede sonar a desgracia, puede sonar a maldición. Se escucha de nuevo la vieja canción, extraviada en las alas del tiempo. Vagamente, en sonidos rotos, una cacofonía que trazo en un lienzo. Cazo sus notas perdidas en el silencio, queriendo que fueran mías. Queriendo que sus notas perdidas susurraran suavemente algo parecido a mi nombre, para abrazar la sinfonía y no andar a hurtadillas.

Bailo esa vieja canción, alegre y torpemente, pues en medio del silencio un simple eco puede convertirse en un consuelo, solo fragmentos de una canción atrapada en las alas del tiempo, mis labios tararean llenando los vacios, aunque sé que me engaño a mí mismo, pues ese sonido no es mío, vuela en las alas del tiempo, vuela en otra era, otro momento, otra vida tan diferente a la mía.

Diez eras, diez historias, diez vidas, suena la canción para quien no tiene este peso, ni una más, ni una menos, suena la canción perdida en las alas del tiempo. Señora mía, perdona otra vez mi osadía, déjame escuchar esa vieja canción, déjame tararearla en nuestro honor, y en tus brazos de plata dejarla escapar, dejarla volar en las alas del tiempo, para bailar solo en el silencio.

Gracias dulce y vieja canción, gracias de todo corazón.
Tara-ra, Tara-ra, Tara-ra…